Éxo.32.14. Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo.

Éxo.32.15. Y volvió Moisés y descendió del monte, trayendo en su mano las dos tablas del testimonio, las tablas escritas por ambos lados; de uno y otro lado estaban escritas.

Éxo.32.16. Y las tablas eran obra de Dios, y la escritura era escritura de Dios grabada sobre las tablas.

Éxo.32.17. Cuando oyó Josué el clamor del pueblo que gritaba, dijo a Moisés: Alarido de pelea hay en el campamento.

Éxo.32.18. Y él respondió: No es voz de alaridos de fuertes, ni voz de alaridos de débiles; voz de cantar oigo yo.

Éxo.32.19. Y aconteció que cuando él llegó al campamento, y vio el becerro y las danzas, ardió la ira de Moisés, y arrojó las tablas de sus manos, y las quebró al pie del monte.

Éxo.32.20. Y tomó el becerro que habían hecho, y lo quemó en el fuego, y lo molió hasta reducirlo a polvo, que esparció sobre las aguas, y lo dio a beber a los hijos de Israel.

Éxo.32.21. Y dijo Moisés a Aarón: ¿Qué te ha hecho este pueblo, que has traído sobre él tan gran pecado?

Éxo.32.22. Y respondió Aarón: No se enoje mi señor; tú conoces al pueblo, que es inclinado a mal.

Éxo.32.23. Porque me dijeron: Haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido.

Éxo.32.24. Y yo les respondí: ¿Quién tiene oro? Apartadlo. Y me lo dieron, y lo eché en el fuego, y salió este becerro.

Éxo.32.25. Y viendo Moisés que el pueblo estaba desenfrenado, porque Aarón lo había permitido, para vergüenza entre sus enemigos,

Éxo.32.26. se puso Moisés a la puerta del campamento, y dijo: ¿Quién está por Jehová? Júntese conmigo. Y se juntaron con él todos los hijos de Leví.

Éxo.32.27. Y él les dijo: Así ha dicho Jehová, el Dios de Israel: Poned cada uno su espada sobre su muslo; pasad y volved de puerta a puerta por el campamento, y matad cada uno a su hermano, y a su amigo, y a su pariente.

Éxo.32.28. Y los hijos de Leví lo hicieron conforme al dicho de Moisés; y cayeron del pueblo en aquel día como tres mil hombres.

Éxo.32.29. Entonces Moisés dijo: Hoy os habéis consagrado a Jehová, pues cada uno se ha consagrado en su hijo y en su hermano, para que él dé bendición hoy sobre vosotros.

2Sa.6.12. Fue dado aviso al rey David, diciendo: Jehová ha bendecido la casa de Obed-edom y todo lo que tiene, a causa del arca de Dios. Entonces David fue, y llevó con alegría el arca de Dios de casa de Obed-edom a la ciudad de David.

2Sa.6.13. Y cuando los que llevaban el arca de Dios habían andado seis pasos, él sacrificó un buey y un carnero engordado.

2Sa.6.14. Y David danzaba con toda su fuerza delante de Jehová; y estaba David vestido con un efod de lino.

2Sa.6.15. Así David y toda la casa de Israel conducían el arca de Jehová con júbilo y sonido de trompeta.

2Sa.6.16. Cuando el arca de Jehová llegó a la ciudad de David, aconteció que Mical hija de Saúl miró desde una ventana, y vio al rey David que saltaba y danzaba delante de Jehová; y le menospreció en su corazón.

2Sa.6.17. Metieron, pues, el arca de Jehová, y la pusieron en su lugar en medio de una tienda que David le había levantado; y sacrificó David holocaustos y ofrendas de paz delante de Jehová.

2Sa.6.18. Y cuando David había acabado de ofrecer los holocaustos y ofrendas de paz, bendijo al pueblo en el nombre de Jehová de los ejércitos.

2Sa.6.19. Y repartió a todo el pueblo, y a toda la multitud de Israel, así a hombres como a mujeres, a cada uno un pan, y un pedazo de carne y una torta de pasas. Y se fue todo el pueblo, cada uno a su casa.

2Sa.6.20. Volvió luego David para bendecir su casa; y saliendo Mical a recibir a David, dijo: ¡Cuán honrado ha quedado hoy el rey de Israel, descubriéndose hoy delante de las criadas de sus siervos, como se descubre sin decoro un cualquiera!

2Sa.6.21. Entonces David respondió a Mical: Fue delante de Jehová, quien me eligió en preferencia a tu padre y a toda tu casa, para constituirme por príncipe sobre el pueblo de Jehová, sobre Israel. Por tanto, danzaré delante de Jehová.

2Sa.6.22. Y aun me haré más vil que esta vez, y seré bajo a tus ojos; pero seré honrado delante de las criadas de quienes has hablado.

2Sa.6.23. Y Mical hija de Saúl nunca tuvo hijos hasta el día de su muerte.

Jer.31.11. Porque Jehová redimió a Jacob, lo redimió de mano del más fuerte que él.

Jer.31.12. Y vendrán con gritos de gozo en lo alto de Sion, y correrán al bien de Jehová, al pan, al vino, al aceite, y al ganado de las ovejas y de las vacas; y su alma será como huerto de riego, y nunca más tendrán dolor.

Jer.31.13. Entonces la virgen se alegrará en la danza, los jóvenes y los viejos juntamente; y cambiaré su lloro en gozo, y los consolaré, y los alegraré de su dolor.

Jer.31.14. Y el alma del sacerdote satisfaré con abundancia, y mi pueblo será saciado de mi bien, dice Jehová.

Lam.5.14. Los ancianos no se ven más en la puerta, Los jóvenes dejaron sus canciones.

Lam.5.15. Cesó el gozo de nuestro corazón; Nuestra danza se cambió en luto.

Lam.5.16. Cayó la corona de nuestra cabeza; ¡Ay ahora de nosotros! porque pecamos.

Lam.5.17. Por esto fue entristecido nuestro corazón, Por esto se entenebrecieron nuestros ojos,

Lam.5.18. Por el monte de Sion que está asolado; Zorras andan por él.

Lam.5.19. Mas tú, Jehová, permanecerás para siempre; Tu trono de generación en generación.

Lam.5.20. ¿Por qué te olvidas completamente de nosotros, Y nos abandonas tan largo tiempo?

Lam.5.21. Vuélvenos, oh Jehová, a ti, y nos volveremos; Renueva nuestros días como al principio.

Lam.5.22. Porque nos has desechado; Te has airado contra nosotros en gran manera.

Mat.14.3. Porque Herodes había prendido a Juan, y le había encadenado y metido en la cárcel, por causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano;

Mat.14.4. porque Juan le decía: No te es lícito tenerla.

Mat.14.5. Y Herodes quería matarle, pero temía al pueblo; porque tenían a Juan por profeta.

Mat.14.6. Pero cuando se celebraba el cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías danzó en medio, y agradó a Herodes,

Mat.14.7. por lo cual éste le prometió con juramento darle todo lo que pidiese.

Mat.14.8. Ella, instruida primero por su madre, dijo: Dame aquí en un plato la cabeza de Juan el Bautista.

Mat.14.9. Entonces el rey se entristeció; pero a causa del juramento, y de los que estaban con él a la mesa, mandó que se la diesen,

Mat.14.10. y ordenó decapitar a Juan en la cárcel.

Mat.14.11. Y fue traída su cabeza en un plato, y dada a la muchacha; y ella la presentó a su madre.

Mat.14.12. Entonces llegaron sus discípulos, y tomaron el cuerpo y lo enterraron; y fueron y dieron las nuevas a Jesús.

Mat.14.13. Oyéndolo Jesús, se apartó de allí en una barca a un lugar desierto y apartado; y cuando la gente lo oyó, le siguió a pie desde las ciudades.

Luc.15.11. También dijo: Un hombre tenía dos hijos;

Luc.15.12. y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes.

Luc.15.13. No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.

Luc.15.14. Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle.

Luc.15.15. Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos.

Luc.15.16. Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.

Luc.15.17. Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!

Luc.15.18. Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.

Luc.15.19. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.

Luc.15.20. Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.

Luc.15.21. Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.

Luc.15.22. Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies.

Luc.15.23. Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta;

Luc.15.24. porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse.

Luc.15.25. Y su hijo mayor estaba en el campo; y cuando vino, y llegó cerca de la casa, oyó la música y las danzas;

Luc.15.26. y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello.

Luc.15.27. Él le dijo: Tu hermano ha venido; y tu padre ha hecho matar el becerro gordo, por haberle recibido bueno y sano.

Luc.15.28. Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase.

Luc.15.29. Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos.

Luc.15.30. Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo.

Luc.15.31. Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.

Luc.15.32. Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.

Nombre

Dirección

Ciudad - País

T: 123-456-789

F: 123-456-780